Algunos consejos para dormir a tu bebé

Los niños recién nacidos, presentan ciclos de sueño irregulares y duermen durante periodos cortos de tiempo a lo largo del día. Esto se debe a que no distinguen el día y la noche, después de muchas noches sin dormir, puedes comenzar a controlar mejor los periodos de sueño del bebé, estableciendo ciclos de sueño saludables tanta para el bebé como para ti.

Las luces son tus mejores aliadas

 

Según Elizabeth Pantley autora del libro Ni-cry Sleep Solution traducido al castellano como El sueño del bebé sin lágrimas, afirma que los ambientes oscuros o de penumbra estimulan al cerebro para producir melatonina una hormona que nos ayuda a conciliar el sueño. Si mantienes al bebé en espacios soleados durante el día y oscuros durante la noche el cerebro del pequeño se adaptará fácilmente a los ciclos de sueño normales.

Si tu bebé necesita dormir la siesta debe hacerlo en entornos iluminados para que sepa diferenciar las siestas y los periodos largos de sueño.

Si necesitan inducir el sueño de tu hijo por las noches te recomiendo que:

  • Uses luces regulables en las habitaciones donde pase más tiempo el niño para que vaya adaptándose a la oscuridad para dormirse. 
  • Utiliza luces tenues que no se calienten y evita situarlas cerca de cortinas o de la propia cama.
  • Si tu hijo se desvela no des la luz o creerá que es hora de despertar los ciclos de sueño de los bebés son livianos y cualquier cambio en la luz o en el ambiente les va  hacer creer que es de día. Si necesitan tranquilizarlo, hazlo en la propia habitación desde la penumbra para que vuelva a coger el sueño con mas facilidad.
  • Si los primeros rayos de sol despiertan a tu bebé instala cortinas o estores oscuros para evitar la entrada de luz.
  • Si lo amamantas en un cojín de lactancia, el bebé estará más cómodo y se dormirá con facilidad.

Ponlo en la cuna antes de que esté completamente dormido

Según afirma Kim West autora del libro Buenas noches, que duermas bien. los niños que se quedan dormidos cuando están solos les es más fácil dormirse y calmarse solos. Esto es más fácil cuando el bebé toma el pecho.

Espera que tu bebé esté medio dormido para llevarlo a la cama, a partir de la sexta semana de vida, establece una escala en el sueño de tu bebé donde 1 sea el niño completamente activo y despierto y 10 completamente dormido. Debes llevar al bebé a la cama cuando este en el número 7, para que acabe de coger el sueño solo en su cama.

Espera un rato para ir a verle

Si cada vez que oyes a tu bebé llorar vas enseguida a ver que pasa, el pequeño establece el mecanismo de defensa de ponerse a llorar cada vez que se desvela. La mayoría de veces el bebé consigue calmarse solo y vuelve a dormirse.

Con el tiempo el bebé llora con menos frecuencia porque adquiere métodos de relajación para conseguir dormirse por si solo.

Cuando vayas a verle evita mirarle fijamente los bebés son propensos a reaccionar a todos los estímulos a su alrededor y permaneces mucho tiempo mirándole posiblemente crea que es hora de despertar. Esta teoría fue postulada por Claire Lerner directora de la organización sin ánimo de lucro Zero to Three afirma que cuánta más interacción hay entre el bebé y los padres, mayor instinto tiene por despertarse.

Disminuye las molestias durante la noche

Cambiar el pañal con frecuencia al bebé es muy importante para evitar rozaduras e infecciones. Los expertos aconsejas poner un pañal nocturno que le aguante toda la noche. Si durante el transcurso de la noche se desvela, comprueba si tiene sucio el pañal y si no lo está no hay necesidad de cambiar el pañal.

Si hay que hacerlo uses una toallita húmeda fría que hará que se despierte aún más. Usa un paño con agua tibia.

Si es necesario puedes ofrecer al bebé una merienda nocturna cuando se despierte. Ofrécele el pecho o el biberón si consigue comenzar a succionar, es muy posible que se vuelva a dormir. Sácale el aire con cuidado para evitar que le despierten los gases.

 

Prepárate para las regresiones

Es muy posible que tu hijo a medida que se hace mayor vuelva a tener episodios de trastorno del sueño transitorios esto se debe a que a partir del 4 mes los bebés son más activos y comienzan a moverse más.

Si tu hijo vuelve a desvelarse no es síntoma de alarma, debes tomártelo con filosofía y volver a establecer hábitos de sueño saludables en tu bebé.

  • Puedes establecer rutinas para que tu bebé vuelva a distinguir el día de la noche
  • Puedes enseñarle a tu pequeño pequeñas estrategias para que se duerma, por ejemplo dejarle cerca su juguete.

Problemas de sueño en niños de 1 a 4 años

A partir de los 18 meses de vida, no es recomendable que el bebé haga más de dos siestas al día. Reducir las siestas da más importancia al sueño nocturno donde llega más cansado y descansa mejor.

Establece una rutina corta y sencilla que tu pequeño asocie con el momento de dormir. No le acostumbres a dormir usando el móvil o la tableta ya que se ha demostrado que la luz azul afecta a los ciclos de sueño.

  • Reconoce las señales de la falta de sueño en tu hijo, la más común suele ser la rabieta. Si esto ocurre llévale antes a dormir.
  • Controla la temperatura de la habitación 24 grados parece ser la temperatura ideal
  • Elimina las distracciones que pueden hacer que tu hijo se levante a jugar y no duerma
  • Despiértale siempre a la misma hora para que establezca una rutina de sueño completa

 

Deja una respuesta

Abrir chat
Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
NUESTRO HORARIO DE ATENCIÓN ES: 8h a 19h
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉