Mi bebé solo quiere lactar de un pecho

Es probable que te hayas topado con una curiosidad interesante durante el periodo de lactancia. Quizá hayas caído en el hecho de que tu bebé solo quiere lactar de un pecho. Esto es bastante frecuente y no solo sucede entre madres primerizas. Hay muchas mujeres que no se dan cuenta de que está pasándoles esto hasta que no tienen un segundo bebé. Sea como fuere, no te agobies si esto te sucede a ti también.

Lo normal en estos casos es que terminemos por caer cuando notamos que tenemos un pecho algo más grande que otro. Aunque es frecuente que haya uno más grande, resulta extraño (y puede implicar algún problema), si la diferencia es elevada. Lo mejor en estos casos siempre es consultarlo con nuestro pediatra.

Pero nosotros también queremos aportar nuestro granito de arena para que estés más relajada. Desde Cojines Lactancia queremos ayudarte a que comprendas por qué tu bebé solo quiere lactar de un pecho. De esta manera te resultará más sencillo corregir el error y conseguir que mame adecuadamente de ambos. ¿Te gustaría saber más al respecto? En ese caso, sigue leyendo.

¿Por qué mi bebé solo quiere lactar de un pecho?

Según los ginecólogos esta particularidad durante la lactancia es bastante más frecuente de lo que nos podemos imaginar. Si notas que uno de tus pechos está mucho más hinchado que el otro durante la lactancia materna, probablemente se deba a este suceso. Es decir, a que tu hijo prefiere mamar únicamente de uno de los dos pechos. Lo habitual es que una vez pasado el periodo de lactancia ambos senos vuelvan a recuperar su simetría y no haya tanta diferencia de tamaño entre ellos. Sin embargo muchas mamás comienzan a preocuparse (e incluso a obsesionarse) cuando esto les sucede a ellas.

Razones principales

Entre las principales razones que podemos encontrar por las que un bebé solo quiere lactar de un pecho destacan sin duda las siguientes:

  • Pecho demasiado hinchado. Uno de los principales problemas por los que nuestro bebé prefieren un pecho a otro es que uno esté demasiado hinchado. Si es así lo normal es que le cueste más agarrarse y prefiera ir al otro. Puede que un inicio de mastitis esté detrás de tu problema. Echa un vistazo al artículo de nuestro blog cómo prevenir la mastitis durante la lactancia para saber qué hacer.
  • Falta de leche. También podemos encontrarnos con el caso contrario. Cuando los bebés van creciendo suelen tener tendencia a buscar la mama que más leche produce. Si la bajada de la leche en uno de tus dos pechos es más lenta puede que lo rechacen. El problema es que la situación seguirá empeorando si el niño no mama. Recuerda que la bajada de la leche va directamente asociada a la lactancia.
  • Pezones diferentes. Igual que nuestros senos no son idénticos tampoco lo son nuestros pezones. A veces sucede que uno de ellos tiene una forma más adecuada para que el bebé se enganche. De ahí que prefiera lactar de ese pecho en vez del otro.
  • Mala posición. Otro de los motivos por los que puede suceder es que no coloquemos adecuadamente a nuestro bebé. Por ejemplo las mamás zurdas tienen más dificultades para sujetar al bebé con la mano derecha y a la inversa. Los cojines de lactancia son ideales para evitar este problema tan frecuente.
  • Posibles dolores. En ocasiones la preferencia por un pecho de tu bebé viene dada por algún tipo de dolencia que puede estar sufriendo. Puede que tenga una infección de oído que le duela más cuando le colocas para mamar de uno de tus dos pechos. Es posible que le hayáis vacunado hace poquito y el lado donde le pusisteis las vacunes esté muy dolorido. Y cuando este entra en contacto con la piel de la mamá durante la lactancia el bebé sienta más dolor.

Soluciones para que nuestro bebé lacte de ambos pechos

Aunque esta situación pueda resultarte algo incómoda puede corregirse con facilidad. Por ejemplo aplicando alguna o varias de las siguientes soluciones:

  • Ofrécele primero el pecho que no le gusta. Un buen truco para motivar la lactancia de ambos senos es ofrecerle primero el que no le gusta. Sobre todo si tiene mucha hambre. O bien se acaba de despertar. En el primer caso probablemente será menos remilgado y lo aceptará con ganas. En el segundo estará lo suficientemente dormido como para no darse cuenta.
  • Lleva la cuenta de qué pecho le ofreces y altérnalo. La mejor manera de saber qué pecho le estamos ofreciendo es llevar la cuenta. Anota en una agenda qué pecho le ofreces cada vez que mama para poder alternarlo en la siguiente toma. De esta manera evitarás que se acostumbre a mamar solamente de uno de los dos. Lo ideal es que cuando acabe el día le hayas ofrecido el mimos número de tomas con ambos pechos.
  • Recoloca a tu bebé. Como comentábamos unas líneas más arriba una de las causas por las cuales nuestro bebé puede rechazar un pecho es que no esté bien colocado. Asegúrate de que este no es el problema recolocándolo. Recuerda que puedes utilizar los cojines de lactancia para conseguir una posición mucho más cómoda tanto para ti como para el bebé. Consulta nuestro artículo sobre las mejores posturas para dar el pecho a tu bebé con el cojín de lactancia. Te resultará útil para mejorar su posición.
  • Asegúrate de que no lo rechaza por algún tipo de dolor. Ten en cuenta el calendario de vacunación y el lado donde se le ha puesto la vacuna. Igualmente comprueba que no tiene ningún tipo de infección en los oídos que pueda provocarle dolor cuando le colocas para mamar del pecho que no le atrae. Si confirmas que tiene algún tipo de infección acude lo antes posible al pediatra para saber cómo tratarla.

Conseguir que tu hijo vuelva a mamar de ambos senos puede tardar algo de tiempo. Recuerda persistir en el empeño y utilizar el extractor para poder vaciar el pecho que no quiere. De esta manera seguirás estimulando la producción de leche. En ocasiones es necesario complementar la alimentación del bebé con la leche que extraes del otro pecho por medio del biberón.

No te agobies si te cuesta algo de tiempo o no consigues que mame de ambos senos. Muchas mamás llevan a cabo el proceso de lactancia con uno solo. Siempre y cuando tu hijo no pierda peso y esté bien alimentado realmente no hay problema si tiene preferencias.

Sin embargo, si notas que el bebé pierde peso por no lactar de ambas mamas es importante que hables con tu pediatra lo antes posible. De este modo podréis resolver el problema entre las dos partes y conseguir que el bebé vuelva a lactar de ambos senos. Lo vital es que nuestro retoño se encuentre bien y esté sano. Esta tiene que ser verdaderamente nuestra prioridad.

Antes de marcharte…

Si te ha resultado útil este artículo estamos seguros de que otros artículos del blog de Cojines Lactancia también podrán ayudarte en tu reciente maternidad. Echa un vistazo para poder resolver otras dudas o conocer más datos al respecto. Aquí tienes algunos ejemplos:

Deja un comentario

×
Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉