Seguramente, si estás cerca de dar a luz, te preguntarás por los cambios que sufrirá tu cuerpo después del parto. Es probable que no sepas cuánto tiempo tardarás en volver a recuperar tu figura. O si es posible que esto no suceda. En este artículo vamos a orientarte sobre estas cuestiones y los tiempos que tardarás en recuperarte.

Tómatelo con calma y disfruta de la maternidad. No te agobies por tener un poquito más de peso del esperado.

Principales cambios que sufrirá tu cuerpo después del parto

Notarás cambios en tu cuerpo inmediatamente después de dar a luz. Y este seguirá modificándose hasta alcanzar la silueta inicial. O una relativamente parecida. Sin embargo, para conseguirlo, tendrás que fortalecerte con ejercicio.

El útero

El útero es la primera parte de tu cuerpo que va a cambiar. Justo después de dar a luz, y gracias a las contracciones, tu útero comenzará a reducirse. Estas contracciones son similares a las del parto y ayudan a que las fibras que componen este órgano comiencen a apretarse para recuperar su forma.

Precisamente gracias a estas contracciones la placenta se va a separar sin problemas de la pared del útero y podrás expulsarla de forma natural. Una vez que la placenta ha salido, el útero sigue contrayéndose y cerrando los vasos sanguíneos que estaban en contacto con la placenta. Durante estas contracciones puedes sentir lo que se conoce como entuertos. Son unos ligeros calambres que nos indican que nuestro útero sigue trabajando para volver a su posición normal.

Poco a poco comenzará a recuperar su posición normal y tamaño habitual. Aproximadamente una semana después pesará la mitad que lo que pesaba mientras estabas embarazada. Unos 500 g. Tendrás que esperar unas cuatro semanas para que reduzca su peso a unos 100 g o menos y también su tamaño. El útero habrá involucionado adecuadamente y ya ocupará su posición normal.

El peso corporal

Una de las cosas que más preocupa a las mujeres tras dar a luz es su peso. Aunque necesitarás tiempo y ejercicio para volver a tu peso habitual, hay ciertos kilos que te quitarás de un plumazo nada más dar a luz. Hagamos un recuento:

  • Perderás aproximadamente unos 3 ½ kilos una vez expulses al bebé. Este es el peso medio de nuestros chiquitines. Si tu bebé ha pesado 3 kilos, pues esa será la cantidad que vas a perder.
  • Perderás aproximadamente 1 kilo al expulsar la placenta.
  • Perderás por último alrededor de otro kilo en líquido amniótico y sangre.

En total, te desharás de casi 6 kilos nada más dar a luz. Poco a poco, y haciendo ejercicio, conseguirás recuperar tu peso y tu figura previa al embarazo. Las primeras semanas son las más complicadas porque debes de eliminar el líquido extra que han ido acumulando tus células durante el embarazo.

Como consecuencia notarás que tienes que orinar con mucha más frecuencia de lo habitual. Y posiblemente también sudes más. Es normal. Tu cuerpo te está ayudando a acabar con la retención de líquidos de manera natural. Gracias a que nuestro organismo es tan listo, tan solo en la primera semana nos desharemos de unos 3 kilos de líquidos que habíamos retenido.

El cambio en los músculos abdominales

O lo que es lo mismo: la eterna barriguita. Muchas mujeres pierden la paciencia cuando descubren, pasadas unas semanas, que su tripa sigue estando todavía muy hinchada. Algunas incluso pueden parecer aún embarazadas. Este es uno de los cambios que sufrirá tu cuerpo que peor se lleva. Sin embargo, no te agobies, porque a la larga terminará por desaparecer.

No te desesperes si notas que todavía tienes mucha barriga durante varias semanas. Piensa que tus músculos abdominales se han visto muy tensados durante el embarazo. Y que por tanto requieren de algo de tiempo, y sobre todo ejercicio, para volver a su estado natural. Si tu abdomen tardó 9 meses en tomar esta forma para dar vida a tu bebé, es lógico que tardes también varios meses en recuperar la figura.

En cuanto a las estrías, tendrás que disponer de algo de calma. Comenzarán a perder el color y quedarse mucho más discretas a partir de los 6 a 12 meses después del parto.

Por norma general, aquellas mujeres que subieron menos de 13 kilos durante el embarazo y dan el pecho, suelen tener menos problemas para recuperar su figura y deshacerse casi del todo de su barriguita (si es que no lo logran al completo).

La vagina y el perineo

Sin duda habrás notado después de dar a luz que tu vagina está mucho más dilatada. Por norma general tras el parto puede tener ciertas contusiones y quedar muy distendida. Poco a poco, durante los siguientes días al parto, tu vagina comenzará a recuperar su forma natural y a desinflamarse.

Tardarás varias semanas en conseguir que la vagina vuelva a su estado natural. Lo mejor en estos casos es practicar los ejercicios Kegel. Puedes conocer algunos datos sobre estos ejercicios en el artículo Ejercicios a hacer durante el embarazo. Si tu suelo pélvico estaba demasiado tenso es probable que todavía no los conozcas.

En cuanto al perineo, si has sufrido algún desgarro o te han practicado una episotomía, te llevará más de un mes conseguir recuperar la sensibilidad y la forma. En este caso te aconsejamos que no mantengas relaciones sexuales hasta después del control posparto que se hace a las seis semanas. Si os apetece hacer el amor entonces es mejor que consultéis con vuestro médico.

Cuando de nuevo te sientas con ganas de mantener relaciones sexuales no olvides utilizar un buen lubricante a base de agua. De esta manera, si usas los preservativos como método anticonceptivo, no dañarás el látex. Los lubricantes con base de aceite pueden terminar por corroerlo y romper el preservativo.

¿Por qué te recomendamos un lubricante? Porque la reducción de estrógenos tras el embarazo hace que las mujeres suframos cierta sequedad vaginal. Esta es todavía más evidente cuando damos el pecho. Por eso, para tener relaciones que sean agradables no olvides la lubricación.

Pérdida de cabello

Otro de los cambios que más sienten las mujeres tras dar a luz es la pérdida de cabello. Por norma general durante el embarazo nuestro cabello se fortalece y se vuelve mucho más grueso. Sin embargo, aproximadamente entre el mes y los 4 meses después de dar a luz, muchas mamás notan cómo se les cae el pelo a mechones.

Esto es debido a que los niveles de estrógenos tras el parto están volviendo a la normalidad. Piensa que durante el embarazo generabas muchos más estrógenos. De ahí que tu pelo estuviera más brillante y fuerte. A pesar del susto que te puedas dar, pues en ocasiones verás caer al suelo mechones, no te preocupes. Es normal y volverás a recuperar el cabello. Poco a poco irás cambiándolo por pelo nuevo y alrededor de un año tu cabello habrá logrado volver a la normalidad.

Si quieres ver un lado positivo a esta situación, piensa que no solamente vas a perder pelo de la cabeza. El vello también ser verá reducido en la cara y en el resto del cuerpo. Durante el embarazo es normal que notemos más vello también en estas zonas. Pero justo después del parto, y debido a la reducción de estrógenos, volveremos a perderlo. ¡Ya no parecerás un oso!

Deja un comentario