La semana pasada comenzamos un artículo sobre las distintas posturas para dar a luz. Hablamos de varios métodos muy conocidos. Entre ellos el que se usa de manera habitual en los hospitales. Comentamos los pros y los contras de dar a luz en posición horizontal; dar a luz de pie, dar a luz en cuclillas y por último dar a luz en el agua.

En este post hablaremos de las posturas que nos quedaron pendientes de revisar. Esto es:

  • Parir sentada
  • Dar a luz a cuatro patas
  • Dar a luz de lado

Esperamos que este repaso te sirva para decidirte por una u otra postura.

Posturas para dar a luz

Parir sentada

Esta postura es similar a la horizontal, la que se usa de manera habitual en los hospitales. Permite una mejor monitorización y que la mujer descanse relativamente. Se realiza sobre asientos especiales que pueden tener o no respaldo. De esta manera la mujer puede decidir apoyar la espalda sobre su pareja. Esta postura tiene también sus ventajas y sus inconvenientes.

Por ejemplo, entre las principales ventajas destacan las siguientes:

  • Es mucho más cómoda durante el proceso de dilatación y ayuda a que la mujer empuje mejor. Esto es así porque la zona pélvica se dilata mucho cuando la mujer permanece sentada. Además, ayuda a calmar los dolores de espalda que se provocan durante el parto.
  • Es más fácil monitorizar el parto en esta postura. Lo que permite a los profesionales ayudar a la mujer en cada paso que lo necesite.

Pero los inconvenientes también existen. El más conocido y sufrido por las mujeres que dan a luz sentadas son los desgarros en la zona perianal. Además, puede haber problemas de hemorragias, igual que en el caso anterior. Y a pesar de que la postura pueda parecer más cómoda para la mujer no lo es tanto. Piensa que hay que estar empujando y que la posición no es muy natural para hacerlo.

Dar a luz a cuatro patas

Esta postura es también denominada postura manos y rodillas o cuadrupedia. En este caso, tal y como indica el título, la embarazada se posiciona en el suelo a cuatro patas. Para estar más cómoda suele posicionarse sobre cojines u otro objeto blando.

Para que el equilibrio sea perfecto y la mujer pueda empujar mejor, es conveniente que las piernas y los pies están un poco más abiertos que las rodillas. Las ventajas de esta postura son variadas. Entre las más interesantes destacan las siguientes:

  • Mayor apertura pélvica. El feto puede descender más fácilmente gracias a la postura de la mujer. Ya que la pelvis queda mucho más abierta si se está a cuatro patas.
  • Más elasticidad en la zona del perineo. Gracias a esto y a que la gravedad juega a nuestro favor en esta postura (aleja la presión propia que se ejerce sobre esta zona cuando vamos a dar a luz), se sufren menos traumatismos.
  • Relajación de las articulaciones sacro ilíacas. Un punto muy a favor de la cuadrupedia. Gracias a esta relajación el dolor lumbar propio de dar a luz se reduce considerablemente.
  • Más fácil dar a luz si el niño nace de nalgas. A diferencia de otras posturas, si el niño nace de nalgas serás sencillo sacarlo. Los médicos tendrán un acceso adecuado y la apertura pélvica será mayor.

Sin embargo, la postura a cuatro patas también tiene ciertos inconvenientes. Por ejemplo el latido del bebé se oye con mayor dificultad en esta postura. De ahí que sea necesario que el experto que trae a luz al bebé tenga experiencia con la postura a cuatro patas. Además, suele resultar poco agradable para las mujeres. Más que nada provoca cierto rechazo debido a que esta posición suele estar mal vista a nivel cultural. Por lo demás se trata de una postura bastante segura tanto para la mamá como para el futuro retoño.

Dar a luz de lado

Esta es la última postura que vamos a explicarte. Es también conocida como SIMS o decúbito lateral izquierdo. En este caso la mujer debe de tumbarse sobre el costado izquierdo. La pierna derecha, la que queda en la parte de arriba, ha de permanecer al aire y flexionada desde la rodilla. Muchas mujeres sostienen la pierna con su brazo derecho. Otras prefieren utilizar cintas para ayudar a generar menos presión y cansancio a la hora de sostener la pierna.

En esta posición la mujer puede ir flexionando más o menos la cadera para ayudar a la expulsión del bebé. Entre las principales ventajas de la postura de cúbito lateral izquierdo destacan sin duda las siguientes:

  • Ideal para proteger la zona del perineo. Esta es sin duda la postura más segura para el perineo. En esta posición las mujeres prácticamente no tienen desgarros perineales. Esto se consigue porque gracias a esta postura la zona del perineo está mucho más relajada. Además el médico puede interactuar bien con la cabeza del bebé y ayudar activamente durante la expulsión.
  • Mayor contracción uterina. Esta posición es estupenda para que las contracciones del útero sean mayores. La intensidad aumenta pero la frecuencia disminuye, lo que hace que resulte mucho más positiva para expulsar al bebé. Las contracciones por tanto son más eficaces y mucho más intensas. Esto hace que el parto sea más rápido y llevadero para la mujer. Puede que resulte algo doloroso porque la contracción es más fuerte, pero merece la pena. El bebé sufrirá menos y el proceso de expulsión será más rápido.
  • Ideal para que la mujer descanse. En esta postura la mujer puede descansar un poquito mejor si sus contracciones son muy intensas. Además es fácil de colocarse en esta postura y resulta muy cómoda para la embarazada que está dando a luz.
  • Perfecta para el médico. Si la mujer está tumbada de lado los médicos tienen un acceso excelente al periné materno. De ahí que haya tan pocos desgarros de perineo en esta posición.

En cuanto a los inconvenientes podemos decir que carece de ellos. Sin duda esta sería la postura más adecuada para traer a los bebés al mundo. Tanto para las mamás como para los profesionales obstétricos. Sin duda hay que tenerla muy en cuenta.

¿Puedo elegir cualquier postura para dar a luz en mi hospital?

Aunque legalmente es así, lo cierto es que no es oro todo lo que reluce. Antes de decantarte por una u otra postura es conveniente que te informes sobre si tu centro sanitario cuenta con el equipamiento médico y los especialistas adecuados para poder dar a luz en la postura que escojas. Tienes nueve meses para buscar otro centro si el que te toca no te ofrece las opciones que buscas.

Hoy en día tanto las maternidades como los hospitales se están modernizando a pasos agigantados en cuanto a las posibilidades de ofrecer a las futuras mamás una u otra postura para dar a luz. Ya es bastante común encontrar pelotas de goma para que la mamá se balancee mientras el bebé se coloca; bañeras obstétricas e incluso barras de sujeción o banquetas y taburetes obstétricos. Incluso los más adelantados disponen ya de camas multiposturales.

Estas camas permiten a los expertos que la mujer pueda colocarse en diferentes posturas en la fase del expulsivo.

Esperamos que este artículo te sirva de ayuda para elegir la postura más adecuada para ti. Dentro de muy poco tiempo podréis ver la carita a vuestro bebé. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario