Consejos para padres primerizos que te ahorrarán más de un susto

Ser padres es una auténtica aventura. Y aunque todos pensemos que estamos preparados genéticamente, lo cierto es que nos surgen miles de dudas cuando llegamos por primera vez a casa con nuestro retoño. Una vez hemos abandonado el hospital y comienza el día a día los miedos afloran en los padres primerizos. ¿Estará bien alimentado? ¿Tengo que bañarle? ¿Cómo he de cuidar a mi pequeñín?

Desde Cojines Lactancia queremos ofrecerte algunos interesantes consejos para padres primerizos que te ahorrarán más de un susto. No tengas miedo y relájate. Los bebés son más duros de lo que aparentan y vosotros estáis más preparados de lo que creéis. ¡Vanos a ello!

Consejos para padres primerizos

Consejos para padres primerizos sobre la alimentación del rey de la casa

La alimentación del bebé parecía algo chupado los días en los que estuvisteis en el hospital. La matrona o las enfermeras probablemente os habrán ayudado durante las tomas para que la mamá pueda darle el pecho correctamente. Sin embargo, una vez llegamos a casa, comienzan a surgir un sinfín de dudas sobre la alimentación del bebé. ¿Cuánto necesita comer? ¿Le estoy amamantando correctamente? Ante todo no perdáis la calma. Estos consejos os pueden servir de ayuda para que veáis la alimentación con perspectiva.

  • Lactancia bajo demanda. Una de las cosas que más nervios produce en los padres primerizos es pensar que su pequeño no está comiendo suficiente. El ver que no mama con ganas o que toma lo que nosotros consideramos poca cantidad crispa los nervios de incluso los padres con más rodaje. Cuando alimentes a tu bebé no tienes que olvidar que su estómago es muy pequeño por lo que no es posible que en semejante cuerpecito entre una gran cantidad de alimento. En cuanto a los intervalos de las tomas, todo depende de lo que el pequeño exija. Lo normal es que cada tres horas tengan hambre, pero hay otros que no la tienen hasta pasadas cinco horas. Los expertos y pediatras aconsejan practicar la lactancia bajo demanda. A no ser que no pueda ser por algún tipo de enfermedad, lo más recomendable es dar la toma al bebé cuando lo pida.
  • Si ves que no queda satisfecho después de mamar… puede ser indicativo de que algo no ha ido bien en la toma. Cuando lleva mucho rato mamando y no queda satisfecho lo más probable es que no se haya enganchado bien. Si el pequeño no coloca bien la boca succionará poca cantidad de leche, lo que hará que tenga una mala digestión (pues aumentarán los gases por culpa de tragar aire) y su apetito no se reduzca. Hay que fijarse bien para ver cómo succiona. Si notáis que solo lo hace del pezón, la toma no será correcta. Debe de colocar la boca bien abierta y adaptarla también a la areola.
  • Si tienes gemelos o mellizos. Muchos padres primerizos tienen serios problemas con la alimentación de los gemelos o mellizos. Nunca saben si las tomas han de ser a la vez o no. Pues, en estos casos, lo mejor es aplicar la lógica. Cada bebé puede tener su ritmo de alimentación y este no tiene por qué coincidir. Al igual que hacemos cuando tenemos un solo pequeño, lo mejor es dar de mamar bajo demanda. Si por un casual ambos tienen los mismos ritmos y les estás dando el pecho puedes hacerlo a la vez. Intercambia a los bebés en la siguiente toma. Tanto si les das el biberón como si os habéis decidido par la lactancia manera la mejor manera de hacerlo es con el apoyo de cojines de lactancia. Podrás vigilarlos, colocarlos y controlarlos mucho mejor. Si quieres saber más sobre Las mejores posturas para dar el pecho a tu bebé con cojines de lactancia, te recomendamos que leas el siguiente artículo.
  • Tras cinco o diez minutos desde la toma… notarás que tu bebé se activa muchísimo. No es de extrañar, está recién alimentado y tiene ganas de juerga. Es probable que se dedique a mirar más su entorno y a prestar atención a las cosas que le rodean. Aprovechad este ratito para jugar con él y darle millones de mimos. Si notáis que llora o se siente agobiado es posible que tenga que eructar. No es obligatorio que después de las tomas los bebés eructen pero cuando lo hacen suelen sentirse mucho mejor, mucho menos hinchados.
  • Y para eructar… si queréis ayudarle a eructar lo mejor es mantenerle en una posición erguida. Lo mejor es o bien posicionarlo y apoyarle sobre nuestro hombro o bien colocarlos boca abajo sobre nuestras rodillas. En cualquier caso hay que darles unas ligeras palmaditas sobre la espalda para ayudar a que salga el aire. No es necesario que sean fuertes. De hecho, cuanto más suaves y ligeras, mejor.

Consejos para padres primerizos sobre los cuidados del bebé

  • Recuerda que los bebés no enfocan bien. ¿Sabías que durante los primeros meses de vida los bebés no ven casi nada? Tienen que tener los objetos o las personas muy cercanos para poder enfocar y ver. Por eso no debes de asustarte si durante los primeros meses se sobresalta cuando os acercáis precipitadamente. Al no veros, es normal que se asusten. Para evitar estos sobresaltos lo mejor es establecer previamente contacto visual y verbal. Habla a tu pequeño y acerca tu rostro al suyo para que pueda verte y olerte. Pronto te reconocerá y podrás levantarle suavemente. Hazlo colocando una mano debajo de la cabeza y otra bajo el tronco. Recuerda que los bebés no tienen mucha fuerza en el cuello y les pesa mucho la cabeza. Por eso siempre tenemos que colocar una mano debajo de su cabecita para ayudarles a sostenerla.
  • Cambiar los pañales con regularidad. Los pañales, esa gran tortura y ayuda a la vez para los papás. Hoy en día existen en el mercado multitud de modelos que permiten que nuestros bebés permanezcan secos durante largas horas. Sin embargo, es recomendable cambiar los pañales con regularidad para evitar que la piel sufra roces o se irrite debido al calorcillo húmedo de mantener este tipo de objeto sobre su piel. Independientemente de que se haya hecho pis o caca. Recuerda que hay que limpiar bien su culito y secarlo con suavidad antes de colocar el nuevo pañal. Ojo con las toallitas húmedas, son muy cómodas pero nada seguras para la piel de nuestro bebé. Está bien disponer de ellas para una urgencia cuando estamos fuera de casa. Pero cuando estamos en nuestro hogar no hay excusa. Recuerda secar muy bien la zona de los pliegues para evitar que se enrojezca.
  • Si usas un cambiador… no olvides que los bebés son capaces de girar y moverse con tan solo pocas semanas de vida. Aunque los cambiadores son mucho más cómodos para la espalda del papá o la mamá hay que extremar las precauciones para evitar posibles accidentes.
  • En cuanto al baño… durante las primeras semanas los bebés son tan chiquitines que puedes bañarles incluso en el lavabo. En estos casos recuerda poner algún tipo de protector sobre el grifo para evitar que se golpee en la cabecita. Hay también bañeritas pequeñas que son ideales para los primeros meses. Para asearle será suficiente con agua tibia. Si te decantas por usar algún tipo de jabón, utiliza uno neutro y muy suave especial para la piel del bebé. En el mercado podrás encontrar un montón de opciones.
Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
NUESTRO HORARIO DE ATENCIÓN ES: 8h a 19h
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉
Powered by