Consejos para una buena lactancia artificial o cómo preparar el biberón

Hace unos días publicamos un artículo sobre los beneficios que tiene la lactancia materna en el desarrollo de nuestro bebé. Sin embargo, desde Cojines Lactancia somos conscientes de que no todas las madres pueden dar el pecho a sus pequeños. Muchas veces por infecciones que puedan estar padeciendo, porque su organismo no ha funcionado del modo correcto, por cuestiones laborales o simplemente porque el niño ya tiene una edad avanzada como para seguir dándole el pecho.

En estos casos la lactancia artificial, y con ella el uso del biberón, es el método que existe para alimentar al bebé. Pero, ¿sabes cómo preparar el biberón para conseguir una buena lactancia artificial?

Normalmente las mamás primerizas suelen tener muchas dudas sobre el biberón y las leches preparadas que hay en el mercado. Los pediatras, las doulas o la farmacéutica suelen aconsejarnos sobre la mejor leche para cada periodo. Sin embargo en ocasiones los padres primerizos tienen cierta vergüenza de preguntar cómo preparar bien el biberón. Como ambos temas serían muy largos de tratar en un único artículo, desde Cojines Lactancia queremos dedicar estas líneas a explicaros cómo preparar el biberón de manera correcta. Además, estas técnicas te servirán tanto si te decantas por la lactancia con leche materna como por la lactancia con leche artificial. ¡Vamos a ello!

La higiene es muy importante a la hora de preparar el biberón

Sin duda uno de los elementos más importantes a la hora de preparar el biberón para nuestro bebé es mantener una higiene adecuada.

  • Siempre hay que lavarse en profundidad las manos antes de manipular cualquier producto que vayamos a usar para nuestro bebé. Incluido el biberón. Usa un jabón neutro y agua templada para hacerlo.
  • Una vez hecho, será el momento de comenzar a calentar la leche. Es muy importante que esta no esté ni muy fría ni muy caliente. La leche templada es el mejor alimento para tu bebé. Piensa que cuando le das el pecho de manera natural la leche sale a esta temperatura. Si la calentamos mucho corremos el riesgo de que el pequeño se queme. Si la dejamos fría lo más probable es que el bebé la rechace. La temperatura de la leche nunca ha de superar los 36º c para evitar quemaduras en la garganta de nuestro pequeño. Insistimos, sin embargo, en que es mejor templada que caliente.

Esterilizar el biberón para asegurar una buena toma

No solamente hemos de tener mucho cuidado con nuestra higiene personal a la hora de manipular los alimentos del bebé, sino también con la higiene del biberón que vamos a utilizar. Es importante que este esté bien esterilizado antes de comenzar con la toma.

Es de gran importancia que se respete la higiene en todo lo relacionado con su alimentación. Según los expertos, es muy importante que el biberón se esterilice, sí o sí, hasta que el bebé cumpla seis meses. Sin embargo muchos papás prefieren seguir haciéndolo hasta que dejan de alimentarle con él. Entre los métodos de esterilización más utilizados destacan el esterilizador eléctrico.

Esterilizador eléctrico

Hoy en día existen en el mercado esterilizadores eléctricos para preparar el biberón. Este método es sin duda el más cómodo porque hace realiza todo el trabajo por los papás. No olvides tener las manos muy limpias antes de comenzar a manipularlo.

Y para terminar, uses el método que uses para esterilizar el biberón, no olvides limpiarlo adecuadamente una vez acabes con las tomas.

  • Igual que hemos hecho para manipular el biberón, es importante que permanezcas con las manos limpias al lavarlo. Puedes usar un cepillo suave para desinfectarlo por dentro. Usa jabón neutro para lavarlo, por dentro, por fuera y la tetina.
  • Seca bien. Cuando hayas acabado de lavarlo puedes dejarlo un poco en un escurridor. Pero ojo, usa un escurridor propio para los biberones, no lo mezcles con el del resto de cacharros de la cocina. Usa un paño para secarlo bien por dentro y por fuera, pero siempre un paño limpio y de uso exclusivo para el biberón. Así evitarás que los restos de grasa que puedan contener los paños se adhieran al biberón.
  • Guardar herméticamente. Cuando hayas terminado de “acicalar” el biberón, guárdalo en un recipiente con tapa para evitar que el polvo entre y lo manche. Puedes guardarlos durante unas 48 horas antes de la próxima vez que lo uses.
  • Insistimos con la limpieza. Ve impoluto cuando manipules los productos de alimentación y alimentos para tu bebé. Incluso cámbiate de ropa si has estado en contacto con productos de limpieza.
  • Esteriliza a diario hasta los seis meses. Esteriliza el biberón después de cada toma hasta los seis meses de vida de tu pequeño. Después puedes hacerlo cada quince días.

Calentar la leche para conseguir la temperatura óptima a la hora de preparar el biberón

A la hora de calentar el biberón los padres pueden recurrir a diferentes métodos según el lugar donde se encuentren o sus gustos. Entre los métodos más utilizados sin duda destacan los siguientes.

Preparar el biberón al baño maría

Preparar el biberón al baño maría era una de las técnicas más utilizadas hace unos cuantos años. En estos casos las madres usaban una cazuela, que llenaban de agua y colocaban el biberón en medio con la leche. Hoy en día hay muchas madres defensoras de esta forma de preparar el biberón y siguen utilizándola.

Sin embargo, el mundo ha avanzado enormemente en los últimos años y existen todo tipo de dispositivos mucho más cómodos para calentar el biberón. Sin ir más lejos, los calientabiberones, que puedes encontrar en tiendas especializadas en maternidad. Por ejemplo en Prenatal.

En caso de estar interesados en seguir utilizando este método, hay que tener mucho cuidado y vigilarlo adecuadamente. En ningún momento se ha de permitir que el agua hierva o calentaremos en exceso la leche. Este método sirve tanto para la lactancia artificial como para las mamás que usan sacaleches para las tomas del bebé con el biberón sean de leche materna cuando ellas no están.

Preparar el biberón en el microondas

Preparar el biberón en el microondas es una de las maneras más comunes cuando los padres están fuera de casa. Muchas veces, en un restaurante, tienen que solicitar a un camarero que les caliente un poquito la leche para poder dársela al bebé.

Sin embargo hay bastante controversia en cuanto a este método para calentar el biberón. Muchos expertos creen que al ser un método que calienta la leche de manera desigual no es nada aconsejable. Al quedar unas partes más frías y otras más calientes se corre el riesgo de que el bebé se queme.

En estos casos lo más aconsejable es remover la leche para que todo quede caliente de manera uniforme. Recuerda echarte una gotita en la muñeca para asegurarte de que no está muy caliente. Esta piel es muy sensible y parecida a la que tiene tu bebé.

Preparar el biberón con calientabiberones

Como decíamos unas líneas más arriba, cuando hablábamos del baño maría, hoy en día existen calientabiberones que se encargan de hacer todo el trabajo por nosotros. Puedes escoger entre multitud de calientabiberones porque existen para todos los gustos. Suelen sencillos de utilizar e incluso hay modelos portátiles para que puedas llevar cuando estás fuera de casa. Para utilizarlos solo es necesario enchufarlos a la red eléctrica.

En cuanto al método para utilizarlos, lo más aconsejable es seguir las instrucciones del fabricante, pues cada calientabiberones es un mundo.

Mejora las tomas con cojines de lactancia

Al igual que sucede con la lactancia materna, la lactancia artificial puede realizarse de manera mucho más cómoda con cojines de lactancia. Con las tomas en biberón también puedes usar un buen cojín de lactancia para que te resulten mucho más cómodas.

Abrir chat
Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
NUESTRO HORARIO DE ATENCIÓN ES: 8h a 19h
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉