El cojín de lactancia, ¿por qué utilizarlo?

el-cojin-de-lactancia-por-que-utilizarlo

El cojín de lactancia es realmente es de mucha ayuda para las mamás durante esa fase tan importante. El saber por qué utilizarlo es una forma de comprender los diferentes beneficios que este posee. Es un elemento que hará la maternidad un poco más fácil de sobrellevar, sobre todo en los primeros meses. Equivalentemente, el conseguir una lactancia en vías del éxito, durante el tiempo que elijan el bebé y su madre.

Este tipo de cojines de lactancia son almohadas pero que, simplemente, tienen la forma necesaria para ayudar en la realización de algunas tareas. Lo mejor, es que los mismo vienen en diferentes formas y tamaños, por lo que mamá puede elegir el que más le convenga. Es realmente positivo aprender como su utilizan desde antes del nacimiento del pequeño. De este modo se pueden aprovechar estos conocimientos desde el primer momento o incluso durante la gestación.

el-cojin-de-lactancia-por-que-utilizarlo2

Utilizar un cojín de lactancia no debe ser motivo de críticas por parte de tercero. Los primeros días de la maternidad pueden ser agotadores y usarlo facilitara una de las tareas más importantes. Es necesario que mamá se sienta confortable al alimentar a su hijo para transmitir las emociones adecuadas. Además de que también trae distintos beneficios a medida que va creciendo el niño.

Postura cómoda y correcta

La idea principal de un cojín de lactancia es poder conseguir la postura más cómoda para hacerlo de modo eficiente. La misma juega un papel fundamental a la hora de establecer la forma correcta de alimentar al niño. Muchas veces este detalles es el que tener mayor influencia a la hora de amamantar. Por lo que una mamá que se sienta confortable se motivara en continuar con este tipo de alimentación por más tiempo.

Lo primero es asegurarse que la espalda esta en la posición correcta. Lo primordial es que tenga la suficiente inclinación y tenga un punto de apoyo. Esto porque mamá pasara mucho tiempo en este lugar, por lo que tiene que ser confortable. El cojín será una de las principales ayudas en esta parte tan importante. Para ello los tamaños disponibles son los que darán las diferentes opciones, hay que elegir la más ideal.

Luego de ello es momento de acomodar al bebé a nivel del pecho para la lactancia. Los recen nacidos son sumamente delicados por lo que los primeros deben hacerse con mucha delicadeza. La idea es que este quede paralelo al pecho completamente, asegurándose de que tenga buen agarre. Esto será mucho más fácil al tener el cojín y lo mejor es que puede pasar horas allí sin agotar a mamá.

La mejor parte es que no habrá necesidad del uso de las manos ya que el cojín da la seguridad necesaria. Es un verdadero descanso para la espalda y los brazos que conforme el tempo mamá a agradecer. Igualmente si necesita realizar alguna actividad simple puede hacerlo con facilidad, como comer o revisar su móvil.

Posturas para su uso correcto

el-cojin-de-lactancia-por-que-utilizarlo4

Es pertinente recordar que para amamantar existen diferentes posturas que ayudaran a que el trabajo sea más sencillo. Todas ellas puede hacerse con el uso del cojín, haciéndolas mucho más cómodas. Por ejemplo esta la tradicional que hemos explicado anteriormente, en donde la almohada va por debajo de los brazos. En esta el bebé queda completamente horizontal y acomodado en el pecho.

Otra postura que también pueden probar las mamás es la de agarre, la cual es muy parecida a la tradicional. Esta se diferencia porque hay mayor estabilidad a partir de los codos. La posición del pequeño también cambia, pasando a estar recostado en las manos de su progenitora.

Luego está la posición de pelota de rugby para las mamás un poco más experimentadas. En este caso las piernas del bebé quedan por debajo de uno de los brazos, pero siempre sobre el cojín. La idea es imitar el movimiento de este objeto con el niño, siendo las manos las que le darán la base para su comodidad.

Por último la posición tumbada es una de las más cómodas de todas, sobre todo para las largas noches de amamantar. En este caso mamá se recuesta sobre la cama de lado y el bebé delante de su pecho. La idea es que este se acomode en el cojín para mantenerlo en la posición correcta y favorecer la succión. Todas las anteriores son posiciones con las cuales aprovechar este objeto, por lo que no hay excusa para evitar utilizarlo.

Antes y después del embarazo

el-cojin-de-lactancia-por-que-utilizarlo3

El cojín de lactancia puede comenzarse a usarse incluso antes de que nazca el niño, por lo que es más fácil adaptarse a él. Esto porque también sirve para darle comodidad en los últimos meses de embarazo, sobre todo al dormir. Las mujeres en gestación coinciden en lo complicado que se vuelve conseguir unas horas de sueño placenteras. Por ello este artefacto sirve como apoyo de las piernas, cabeza o la espalda, por lo que abra menos dolor y más descanso.

Por otro lado cuando el bebé este un poco más grande también será de mucha ayuda. Además de usarlo para amamantar, también puede servir para recostarlo. De este modo el niño podrá quedar inclinado, teniendo la capacidad de observar su entorno. Por lo que a partir del segundo mes ya desempeñara más funcione esta almohada tan particular.

Diferentes estilos

Existen muchos tipos de cojines, diseñados para complacer a mamá y al bebé en todo momento. El más conocido es el de forma de herradura o de U, el cual se adapta a la forma de la cintura de la madre. El mismo siempre se conserva rígido, por lo que es muy estable, a pesar de ello no pierde comodidad en ningún momento.

Otro que también puede usarse es el de serpiente, ideal para probar distintas posiciones con él, antes y después del nacimiento. Además, junto con su formar también varían en materiales y diseños coloridos. Por lo que es realmente satisfactorio elegir el cojín de lactancia más adecuado para utilizar por mucho tiempo.

Deja un comentario

Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
NUESTRO HORARIO DE ATENCIÓN ES: 8h a 19h
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉
Powered by