Los cojines de lactancia, el mejor aliado durante la maternidad

Los cojines de lactancia son sin duda uno de los mejores aliados para las futuras mamás. Tanto antes de dar a luz como durante el periodo de lactancia. Además, estos cojines pueden seguir utilizándose cuando nuestros peques crecen. Muchos niños los usan para leer o sentarse cómodamente cuando se van haciendo mayores.

Este complemento puede ser una inversión muy interesante a largo plazo. En este artículo vamos a explicarte exactamente qué es este cojín, cuáles son sus ventajas y algunos usos alternativos que pueden resultarte útiles tanto para la lactancia como para el resto de la maternidad. Esperamos que sea de tu interés.

Qué son los cojines de lactancia

Los cojines de lactancia son un complemento ideal para dar el pecho a tu bebé. En la actualidad hay diferentes modelos en función de los rellenos (más o menos duros) y la longitud del cojín. Hoy en día puedes encontrarlos rellenos de polyester, de lana, semillas, micro perlas. En nuestra web, por ejemplo, podrás encontrar uno de los mejores rellenos: el de fibra hueca siliconada de alta calidad.

Su función principal es hacer de soporte durante la lactancia. De ahí su forma que permite ubicar al bebé sobre él para darle el pecho o incluso el biberón con más comodidad. Y sobre todo manteniendo el contacto piel con piel.

Es ideal para evitar dolores de espalda y descansar los brazos. De hecho te permite liberar uno de ellos. Gracias a los cojines de lactancia el bebé está cómodo mientras se alienta y tú te encuentras mucho menos sobrecargada y más segura.

En general existen tres grandes tipos de cojines de lactancia

  • Los cojines de lactancia en forma de U. Son parecidos a los cojines que usamos para el cuello en los desplazamientos en avión. Sin embargo son mucho más grandes y están pensados para adaptarse a la cintura de la mamá. Este cojín se adapta al contorno de la madre y deja una superficie libre sobre la que apoyar al bebé. Algunos modelos incluyen una especie de reposacabezas para nuestro retoño. Los hay más o menos rígidos y son fáciles de transportar.
  • Los cojines de lactancia en forma de serpiente. Estos cojines reciben su nombre por su forma alargada. Suelen ser menos rígidos que los de forma de U y se adaptan a prácticamente todo tipo de posturas. Sin embargo son algo más difíciles de manejar que los primeros. Es más complicado transportarlos y no se pueden usar en cualquier sitio. Estos cojines son muy utilizados durante el embarazo. Las mujeres los usan para descansar y apoyar la barriga cuando duermen de lado.
  • Cojines de lactancia mixtos. Puedes verlos en nuestra propia tienda. Estos modelos combinan los beneficios de ambos cojines ya que pueden adoptar tanto la forma de U como la forma de serpiente. Son sencillos de transportar y pueden usarse tanto durante el embarazo como tras él.

Por norma general, además de los cojines de lactancia las casas dedicadas al mundo de la puericultura también ofrecen extras. Desde bolsillos a protectores para evitar que se estropeen con la orina o la propia leche. Por norma general todos los modelos suelen ser desenfundables para poder lavarlos cómodamente en casa.

Las matronas pueden ayudarte a elegir el cojín de lactancia que resulte más cómodo para tu caso.

Beneficios de los cojines de lactancia

Sin duda el principal beneficio de los cojines de lactancia es que aportan más seguridad y comodidad a las madres a la hora de dar el pecho. Además se evita la tensión muscular de una mala postura y nos ayuda a corregirla con facilidad. No solamente logran mejorar la salud lumbar y de la espalda, sino que también resultan muy necesario en ciertos casos:

  • Cuando tienes que amamantar a más de un bebé a la vez. Cada vez son más las mamás que tienen mellizos o gemelos. Y dar el pecho a la vez a nuestros pequeños sin una ayuda extra puede resultar algo complicado y cargar mucho la espalda. Para estas situaciones los cojines de lactancia de mayor longitud son ideales. Permiten poder apoyar a los dos bebés, uno en cada lado, y ofrecer la toma a la vez. Gracias a los cojines los dos brazos de la madre quedan liberados y puede usarlos para estabilizar más fácilmente a cada uno de los pequeños.
  • Cuando has tenido un parto por cesárea. Cuando damos de mamar lo normal es que el bebé se apoye un poquito sobre nuestro vientre. Si has dado a luz mediante cesárea esto no es nada bueno para tu recuperación. Sin embargo los cojines de lactancia permiten que el bebé se pueda acercar al pecho sin que se apoye sobre el vientre, pero sin renunciar al contacto piel con piel.
  • Para luchar contra los problemas de espalda. En caso de tener cualquier tipo de lesión muscular o dolores lumbares y de espalda, estos accesorios se vuelven imprescindibles. Nos obligan a mantener una postura correcta y no tenemos que forzarla para dar el pecho al bebé.

Puedes ver más beneficios de usar los cojines de lactancia en el siguiente artículo

A pesar de sus múltiples ventajas los cojines de lactancia también tienen algunos inconvenientes.

  • Mamás demasiado menudas. Si la mamá es un poco menuda puede que el cojín posicione al bebé demasiado alto y no consiga obtener una postura correcta para darle el pecho.
  • Complicado durante los primeros usos. Otra de sus desventajas es que puede resultar algo complicado las primeras veces que se usa. La intención de estos accesorios es ayudar a adoptar una postura correcta sin cargar la espalda. Sin embargo, en ocasiones, hasta que se coge en tranquillo, puede costar un poco.
  • No saber dar el pecho sin el cojín de lactancia. Muchas mamás utilizan de forma tan frecuente este accesorio que terminan olvidando cómo dar el pecho a su bebé sin el cojín de lactancia. Esto puede ser un problema cuando hay que amamantar al bebé fuera de casa. O en un lugar donde tengamos que prescindir de su uso. Por este motivo lo mejor es alternar la lactancia con cojín y sin él. Para que siempre sepas cómo amamantar a tu hijo en cualquier situación.

Usos alternativos del cojín de lactancia

Aunque le uso principal del cojín de lactancia es dar el pecho o el biberón a tu bebé, existen otros usos alternativos. (Puedes echar un vistazo a las mejores posturas para dar el pecho a tu bebé con el cojín de lactancia en el siguiente artículo).

  • Facilitar el descanso a las futuras mamás. Los cojines de lactancia mixtos o con forma de serpiente son ideales para favorecer el descanso de las futuras mamás. Conforme la tripa va creciendo el peso termina resultando incómodo y no permite conciliar el sueño. Estos cojines ayudan mucho pues puedes apoyar la barriga sobre ellos y descansar.
  • Para mejorar la circulación de las piernas. Muchas mujeres lo usan para elevar las piernas y evitar la retención de líquidos. Un problema muy habitual durante el embarazo y que puede seguir molestando tras él.
  • Para proteger al bebé. Muchas mamás usan este cojín para colocar a su bebé dentro. De esta manera crean una especie de nido en el que el bebé está sujeto. Se evitan así posibles caídas mientras el niño está cómodo.